• Consejos Generales
  • Cuidados generales en alimentos y bebidas
  • Vacunas obligatorias y/o aconsejadas

CONSEJOS GENERALES

Es de vital importancia que cuando alguien decide realizar un viaje a países en vías de desarrollo, programe una consulta a un centro especializado, preferentemente a un Centro de Vacunación Internacional si es posible, donde le realizarán un estudio detallado e individual de su viaje atendiendo a ciertos parámetros que a continuación veremos.

En ocasiones los viajeros no acuden a centros especializados no ya por desconocimiento, sino porque a veces han recibido consejos inadecuados desde la propia agencia de viajes o por otras vías no especializadas.

Sería conveniente, por lo tanto, realizar un estudio pormenorizado para establecer los consejos oportunos, atendiendo a los siguientes puntos:

  • Destino
  • Duración
  • Estación en la que se realiza el viaje
  • Alojamiento/s que se van a utilizar
  • Alimentación
  • Finalidad del viaje
  • Conducta del viajero
  • Salud previa del viajero
  • Historia vacunal del viajero
  • Patologías subyacentes del viajero

Con todos esos datos y otros que se puedan considerar oportunos, el viajero recibirá por parte del servicio médico unos consejos específicos acordes a las peculiaridades de su viaje y a todos los datos personales que haya comunicado. Obviamente un viaje donde el alojamiento, la higiene, la asistencia médica, el agua, etc., sean de un buen nivel, los riesgos del viajero van a ser escasos, salvo en el caso de que sea un viajero con problemas de salud, el cual contará con los consejos más oportunos para que ello no suponga un grave riesgo en su viaje.

Desde luego que los viajes que se realizan por motivos de negocios o a grandes ciudades y centros turísticos importantes, provocan muchos menos riesgos que aquellos en los que el viajero realiza desplazamientos por su cuenta por zonas con mucha menos higiene, alojamientos de mala calidad, etc. Estos últimos contarán con unos consejos del servicio médico mucho más drásticos que los primeros. Pero es que, además de todo esto, hay que tener en cuenta que aun en el caso de viajes donde en principio el riesgo se supone mínimo, en cualquier momento puede ocurrir una catástrofe natural o causada por el hombre o también el brote de una enfermedad infecciosa conocida que en el momento de programar el viaje no existía en la zona o también enfermedades de reciente aparición.

También es muy importante el tiempo de estancia en la zona, puesto que ello determinará la posibilidad de que el viajero esté sometido a cambios de temperatura y humedad o exposiciones prolongadas a contaminación atmosférica. Otro factor muy importante es la conducta del viajero, pues aunque éste viaje a zonas con pocos riesgos, si no toma las debidas precauciones ante éstos, por descontado que tendrá una menor cobertura que quien cumple los consejos al pie de la letra.

Sería aconsejable que la consulta al servicio médico especializado se realice entre 4 y 8 semanas antes del viaje. En cualquier caso, nunca será tarde y es mucho mejor hacer la consulta y solicitar los consejos aunque el viaje sea inminente, que no hacerlo. Una vez realizada la consulta, el especialista, de acuerdo con el viajero, determinará las vacunas obligatorias y/o aconsejables para el viaje, así como la pauta antipalúdica a tomar si es que ésta fuera necesaria y un botiquín médico adecuado.

Se recomienda realizar una revisión dental antes del viaje, así como una revisión ginecológica a las mujeres, sobre todo si el viaje es prolongado y esta recomendación toma mucha más fuerza en las personas que tengan problemas dentales crónicos o recurrentes y en las mujeres con problemas obstétrico-ginecológicos.

Se han realizado estudios en los que se ha determinado claramente que los viajeros que solicitan consejo sanitario antes del viaje, registran una tasa de enfermedad relacionada con el viaje mucho más baja que los que no lo han hecho.

CUIDADOS GENERALES EN ALIMENTOS Y BEBIDAS

El principal problema sanitario para los viajeros es la Diarrea del Viajero (DV) y tiene relación directa con el agua y los alimentos. La DV puede afectar hasta al 80 % de los viajeros a destinos de alto riesgo y ello puede ser causa de interrupción de las vacaciones. La contaminación es debida a la presencia de microorganismos patógenos tanto en los alimentos como en el agua. También determinadas toxinas biológicas en productos del mar pueden ser la causa de intoxicación, incluso después de ser bien cocinados los productos de la pesca que las contienen. Las toxinas que producen estas intoxicaciones proceden de microorganismos que han contaminado a los peces.

No obstante, no debemos olvidar que además de la DV, muchas enfermedades infecciosas como la brucelosis, el cólera, las hepatitis A y E y otras, se transmiten a través de agua y alimentos contaminados.

También podríamos encontrarnos con que los alimentos y las bebidas estén contaminados con sustancias químicas venenosas, aunque en este caso no suelen representar un grave riesgo para la salud, ya que lo sería si la exposición fuese a largo plazo.

Lógicamente la seguridad de los alimentos y bebidas depende de las medidas que se aplican en cada país en cuanto a su preparación y manipulación. Por ello siempre será el riesgo mucho mayor en aquellos países en los que los niveles de higiene y saneamientos son deficientes y el control de la seguridad alimentaria no está asegurado. No obstante y aplicando el sentido común, sería conveniente que el viajero asuma los mínimos riesgos y pensar que aun en países con mayores garantías sanitarias, puede haber lugares donde éstas no sean las adecuadas.

Los alimentos deben seleccionarse de manera cuidadosa, aplicando la norma de que cualquier alimento crudo es susceptible de contaminación, lógicamente con mayor riesgo cuando menores son las condiciones higiénico-sanitarias del país. Por ello no se debe tomar ningún alimento crudo y siempre las frutas peladas.

Los alimentos cocinados y dejados a temperatura ambiente también son susceptibles de producir intoxicaciones, por lo que deberían ser cuidadosamente recalentados antes de su ingesta.

Es esencial en los viajeros una extrema higiene de las manos, lavándolas con agua y jabón antes de comer, después de ir al servicio o cambiar pañales y después del contacto directo con niños pequeños, animales o heces.

Las aguas y bebidas deben ser tomadas con garantías. La cloración del agua puede no ser suficiente, por lo tanto en áreas donde aunque se realice la cloración, no existan totales garantías, el viajero deberá saber que sólo es seguro:

  • Café o té preparado con agua hirviendo.
  • Bebidas carbonatadas, enlatadas o embotelladas, incluida agua mineral embotellada y refrescos.
  • Cerveza y vino.

Si no tenemos seguridad con el agua, tampoco la deberemos tener con el hielo e incluso deberemos tomar la precaución de si vamos a utilizar un recipiente y éste ha tenido contacto con hielo, limpiar muy bien el recipiente antes de usarlo., por lo que puede se más seguro beber directamente de la lata o de la botella que de un recipiente. Lógicamente en ese caso hay que secar las latas o botellas antes de abrirlas y limpiar las superficies que vayan a entrar en contacto directo con la boca.

En el caso de la higiene bucodental aplicaremos las mismas medidas y utilizaremos agua embotellada o segura. También puede ser efectivo dejar que en el grifo del hotel corra el agua caliente y cuando ésta sale a muy alta temperatura, utilizarla.

Evidentemente el método más seguro para conseguir agua potable es hervirla durante 1 minuto y dejarla enfriar a temperatura ambiente, con ello se matan las bacterias y parásitos causantes de diarrea a cualquier altitud y los virus en altitudes bajas; para matar virus en altitudes superiores a 2000 m el agua deberá hervir durante 3 minutos o utilizar desinfección química después de hervir 1 minuto.

Si no es posible hervir el agua entonces se puede realizar la desinfección química con cloro, pero no es un método tan seguro como el primero, por muchos motivos. También se puede utilizar yodo, aunque tampoco tiene la seguridad de al ebullición del agua porque puede no ser suficiente para eliminar Cryptosporidium. Además, el agua tratada con yodo debe ser consumida durante pocas semanas porque puede producir una sobreexposición a yodo.

Normas generales para evitar bebidas y alimentos en mal estado

  1. Evitar los alimentos cocinados que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante horas.
  2. Comer sólo alimentos que han sido cocinados totalmente y todavía estén calientes.
  3. Evitar alimentos no cocinados (excepto frutas y verduras que puedan ser peladas) y frutas con la piel dañada.
  4. Evitar platos que contengan huevos crudos o poco cocinados.
  5. Evitar los alimentos de puestos callejeros.
  6. Evitar los helados de procedencia no controlada.
  7. Cocer la leche no pasteurizada antes de consumirla.
  8. Hervir el agua para bebida si se duda sobre su potabilidad; si no es posible, puede usarse un filtro o un desinfectante adecuado.
  9. Evitar el hielo, excepto si está elaborado con agua potable.
  10. Evitar lavarse los dientes con agua no potable.
  11. Las bebidas embotelladas y refrescos que estén precintados suelen ser seguros.
  12. Las bebidas calientes generalmente son seguras.

VACUNAS OBLIGATORIAS Y/O ACONSEJADAS

Es fundamental que, una vez se encuentre el viajero en la consulta, el médico indague sobre su historia vacunal y atendiendo al estado de éste y a las vacunas precisas para el viaje, marcarle una pauta vacunal individual para que pueda realizar el viaje asumiendo el mínimo riesgo necesario. Podríamos realizar una clasificación de las vacunas del siguiente modo:

Vacunas rutinarias:

  • Tétanos-Difteria
  • Fiebre Tifoidea
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B

Vacunas obligatorias o muy aconsejables en ciertos países:

  • Fiebre Amarilla
  • Meningitis Meningocócica

Vacunas aconsejables en situaciones especiales:

  • Cólera
  • Encefalitis Japonesa
  • Encefalitis Primavera-Estival
  • Rabia
  • Poliomielitis
  • Triple Vírica
  • Varicela
  • Gripe
  • Enfermedad neumocócica
  • Papilomavirus humano
  • Rotavirus
  • Tuberculosis (BCG)
  • Haemophilus influenzae tipo B

Veamos a continuación las características propias de cada una de estas vacunas y sus criterios de aplicación:

Vacunas rutinarias

Tétanos-Difteria:

Pauta vacunal: 0, 1, 12 meses.
Dosis de refuerzo: cada 10 años.
Composición: Toxoides tetánico y diftérico.
Eficacia: Prácticamente 100%.
Vía de administración: IM deltoidea.
Contraindicaciones: Personas que presenten problemas médicos que la contraindiquen y, en concreto, aquéllas que han presentado hipersensibilidad a dosis anteriores. Se debe evitar las vacunas que contienen difteria si anteriormente se ha producido una reacción grave.
Efectos secundarios: Reacciones locales (dolor, enrojecimiento o hinchazón) y sistémicas (dolor de cabeza, malestar, fiebre, nauseas) leves, pueden ser comunes.

Recomendable para todo el mundo. El tétanos es un problema de salud pública, sobre todo en barrios pobres de países tropicales en desarrollo, donde el tétanos maternal y neonatal es importante. Cualquier forma de herida, desde un pequeño corte a un grave accidente, puede exponer a los viajeros a las esporas. Los últimos protocolos aconsejan que cuando un adulto ha recibido cinco o más dosis durante su vida, no es necesario aplicar dosis de recuerdo. Si es un adulto sin historia vacunal habrá que realizar la pauta de 0, 1 y 12 meses y aplicar otras dos dosis a intervalos de diez años, siendo suficiente para toda su vida. En el caso de jóvenes a los que les hayan sido aplicadas todas las dosis del calendario vacunal, no será preciso administrar una dosis de recuerdo hasta los 65 años.
En lo referente a la difteria, hemos de saber que es una enfermedad transmisible de las vías respiratorias altas. Se adquiere de persona a persona, por contacto físico próximo, aumentando en condiciones de pobreza y hacinamiento. En países tropicales es común una forma cutánea de la difteria. Hay riesgo en todo el mundo, aunque no es frecuente en países industrializados.

Fiebre Tifoidea:

Oral (Ty21a), tres dosis en días alternos (Bacterias vivas atenuadas).
Inyectable, 1 dosis (Antígeno capsular, inactivada).
Validez: 3 años.
Eficacia: 60-90% (oral). 70-80% (iny.)

Contraindicaciones: Personas que presenten problemas médicos que contraindiquen su administración y personas que puedan tener contraindicaciones a los componentes de la vacuna. La vacuna oral no debe administrarse a niños menores de 6 años ni a personas con inmunodeficiencias. La vacuna inyectable no debe administrarse a niños menores de 2 años. La presentación oral no debe administrarse junto a antibióticos y antipalúdicos en el período comprendido entre los tres días antes de comenzar la vacunación y los tres días después de acabarla.
Efectos secundarios: No significativos.

El riesgo de esta enfermedad se extiende a todo el mundo, aunque para los viajeros es bajo, excepto en zonas del norte y oeste de África, en el Subcontinente Indio, Sur de Asia, algunos países de América del Sur y en aquellos destinos donde existan microorganismos resistentes a antibióticos.

Hepatitis A:

Pauta vacunal: 0, 6/12 meses. La segunda dosis puede retrasarse hasta 24 meses después de la primera. No son necesarias dosis de recuerdo, salvo necesidad por confirmación serológica.
Composición: Virus inactivados.
Eficacia: 99%.
Vía de administración: IM deltoidea
Contraindicaciones: Hipersensibilidad en dosis anteriores y personas que presenten problemas médicos que la desaconsejen.
Efectos secundarios: Reacciones locales leves, dolor, enrojecimiento o hinchazón y sistémicas leves, dolor de cabeza, malestar, fiebre, nauseas.

Aunque esta enfermedad puede contraerse en todo el mundo, el riesgo es mayor para los viajeros que acudan a países en vías de desarrollo con deficiencias de las condiciones higiénicas, de saneamientos y del control de agua de bebida. Debe ser indicada a todos los niños y adultos jóvenes que viajen a zonas con alta endemicidad y no hayan sido vacunados ni hayan padecido la enfermedad anteriormente. La vacunación debe iniciarse, al menos, dos semanas antes de partir. En zonas de riesgo, además de la vacuna se recomienda evitar el consumo de agua y alimentos potencialmente contaminados.

Distribución mundial del riesgo de Hepatitis A

Prevalencia mundial de la Hepatitis A

Hepatitis B:

Pauta vacunal: 0, 1, 6 meses. No necesarias dosis de recuerdo, salvo necesidad por confirmación serológica.
Composición: Prod. del DNA recombinado con antígeno del virus purificado.
Eficacia: 94%.
Vía de administración: IM deltoidea.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a la vacuna e individuos con afectaciones cardiopulmonares graves.
Efectos secundarios: Reacciones locales leves, dolor, enrojecimiento o hinchazón. Son muy raras las reacciones anafilácticas.

Aunque la enfermedad se puede contraer en todo el mundo, en Norteamérica, Australia, Nueva Zelanda, Europa del Norte y Occidental, la prevalecía de la infección crónica es relativamente baja, por lo tanto la vacunación es aconsejable en zonas de alta endemicidad (ver mapa) en personal con prácticas de riesgo, tales como personal de ayuda humanitaria y viajeros que prevean tener relaciones sexuales múltiples o con pareja no estable.

Distribución mundial del riesgo de Hepatitis B

VACUNAS OBLIGATORIAS O MUY ACONSEJABLES EN CIERTOS PAÍSES

Fiebre Amarilla:

Pauta vacunal: 1 sola dosisde 0,5 ml.
Validez: 10 años a partir del 10º día.
Composición: Virus vivos atenuados purificados en embrión de pollo
Eficacia: 94-95%.
Vía de administración: Subcutánea.
Contraindicaciones: Alérgicos al huevo, embarazadas, inmunodeprimidos, enfermos neurológicos y menores de 1 año.

Efectos secundarios: En algunas ocasiones pueden aparecer reacciones leves como febrícula, dolor muscular y dolor de cabeza, si la fiebre persiste más de 2 días o presenta algún síntoma adicional se debe consultar al médico. Muy raramente puede producirse encefalitis o fracaso hepático.
El riesgo de esta enfermedad se circunscribe a áreas tropicales de Africa, centro y sur de América en zonas donde la enfermedad es endémica, siendo el riesgo más elevado si se realizan desplazamientos por zonas boscosas y de jungla (ver mapas). El certificado de vacunación de la Fiebre Amarilla, expedido tras la correspondiente vacunación en los Centros de Vacunación Internacional, es exigido a viajeros que llegan a algunos países endémicos (Angola, Benin, Burkina Faso, Burundi, Bolivia, Camerún, Chad, Congo, Costa de Marfil, Gabón, Ghana, Guyana Francesa, Liberia, Mali, Mauritania, Níger, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona y Togo. En otros países endémicos y en otros no endémicos, también es obligatoria siempre que se proceda de algún país con áreas infectadas de la enfermedad. La vacuna también está indicada en contactos estrechos de un caso de la enfermedad procedentes en el mismo viaje de retorno y previamente no vacunados y en el personal de laboratorio expuesto a manipulaciones con el virus. En el caso de obligatoriedad de la vacuna en personas en las que está contraindicada, los Centros de Vacunación Internacional podrán expedir un Certificado de Exención.

Distribución mundial del riesgo de Fiebre Amarilla

Meningitis Meningocócica:

Pauta vacunal: 1 sola dosis.
Validez: 3 años.
Composición de la vacuna A-C: Polisacáridos bacterianos.
Composición de la vacuna tetravalente (A, C, W135, Y): Polisacáridos purificados de Neisseria meningitidis.
Eficacia: 95-98%.
Vía de administración: Subcutánea o IM.

Contraindicaciones: Hipersensibilidad a sus componentes, infecciones agudas y menores de 18 meses.
Efectos secundarios: Ocasionalmente reacciones locales leves, como enrojecimiento, hinchazón y dolor en el lugar de la inoculación, pudiendo aparecer en raras ocasiones fiebre y escalofríos.

El riesgo para los viajeros internacionales es generalmente bajo, aunque se incrementa si el desplazamiento se realiza a zonas de alta endemicidad a lugares masificados o se va a participar en grandes movimientos de población, como las peregrinaciones, y especialmente a la zona del “cinturón de la meningitis” en el África Subsahariana en la época seca, aproximadamente de enero a junio. La vacunación es exigida por Arabia Saudí a todos los peregrinos que visitan La Meca para la Umrah y el Hajj, aplicándoseles en los Centros de Vacunación Internacional la vacuna tetravalente. La vacunación debe realizarse al menos dos semanas antes de realizar el viaje.

Zonas endémicas de Meningitis meningocócica en África

VACUNAS ACONSEJABLES EN SITUACIONES ESPECIALES

Cólera:

Pauta vacunal: En adultos y niños mayores de 6 años, dos dosis por vía oral con intervalo de, al menos, una semana entre ambas. Si transcurren seis semanas entre las dos dosis es aconsejable reiniciar el ciclo primario de inmunización. En niños de entre 2 y 6 años es necesario tomar tres dosis con el mismo intervalo que los adultos.

Modo de administración: Cada dosis de vacuna consta de una solución de bicarbonato sódico y una suspensión de vacuna. La solución de bicarbonato sódico debe disolverse en, aproximadamente, 150 ml de agua fría y una vez realizada esta mezcla, se añade la suspensión de la vacuna. En las dosis de niños de 2 a 6 años lo que se hace es que una vez se realiza la mezcla de bicarbonato sódico con los 150 ml de agua, se deshecha la mitad y entonces se añade la suspensión completa de la vacuna. Es muy importante advertir a los viajeros que tanto su transporte como su almacenamiento, debe realizarse a temperatura entre 2ºC y 8ºC.

Dosis de refuerzo: A los dos años en adultos y niños mayores de 6 años y a los 6 meses en niños de 2 a 6 años de edad. En caso de haber pasado más de 2 años se recomienda repetir el ciclo de inmunización primaria. Todo ello en caso de ser aconsejable para el viajero, tas evaluar por los servicios médicos la necesidad o no de ello.

Composición: Vibrio Cholerae y Toxina Cólera recombinante.

Eficacia: Relativa, por lo que se insiste en que en los viajeros internacionales son básicas las medidas higiénico-sanitarias para evitar la enfermedad.

Vía de administración: Oral. Debe tomarse al menos tres semanas antes del inicio del viaje. Se aconseja que entre una hora antes y una hora después de la toma de cada dosis, no se tome ninguna otra medicación, así como nada de alimentos.
Contraindicaciones: Personas que presenten problemas médicos que contraindiquen la administración de esta vacuna y en concreto las personas que hayan presentado hipersensibilidad a dosis anteriores.

Efectos secundarios: Poco frecuentes puede aparecer diarrea, dolor abdominal, flatulencia y cefaleas. Menos frecuentemente puede observarse fiebre, malestar, náuseas y vómitos y síntomas respiratorios y muy raramente (<1/10.000) fatiga, somnolencia, dispepsia, insomnio, escalofríos y dlores articulares El cólera se presenta principalmente en países pobres con saneamientos inadecuados y carencia de agua de bebida controlada, así como en países afectados por guerras y donde las infraestructuras pueden haber quedado destruidas. El riesgo para viajeros internacionales en general es bajo si se adoptan unas sencillas medidas de precaución, incluso en aquellos países donde se producen brotes epidémicos. El riesgo es más alto en personas dedicadas a la ayuda humanitaria que se desplazan a zonas de desastre y en campamentos de refugiados.

Aun en los países donde existen casos o epidemias de cólera, los viajeros que realicen itinerarios turísticos y realicen un correcto seguimiento sobre las recomendaciones en cuanto al consumo de alimentos y bebidas, prácticamente no tienen riesgo de enfermedad. Es mayor para las personas que acudan en ayuda humanitaria a zonas de desastre o campos de refugiados o zonas muy deprimidas. En realidad la vacuna está indicada en personas con muy alto riesgo y que no tengan posibilidad de cuidados médicos en caso de contraer la enfermedad.

Encefalitis Japonesa:

Pauta vacunal: 2 dosis, a los 0 y 28 días.
Composición de la vacuna: Inactivada.
Eficacia: 80-95%.
Vía de administración: IM deltoidea.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a cualquier componente de la vacuna, embarazo, lactancia, enfermedad febril, inmunodeficiencias y personas menores de 18
años.

Efectos secundarios: Muy frecuentes: cefaleas, mialgias y reacciones en el lugar de la inoculación. Frecuentes: náuseas erupción cutánea, cansancio y fiebre. Poco frecuentes: mareos, vértigos, diarrea, escalofríos, congestión nasal, inflamación de la nariz y la garganta migraña y resultados anormales de las pruebas hepáticas. Raros: inflamación de los ganglios linfáticos y picor.El virus de la encefalitis japonesa se ha encontrado en toda Asia y ocasionalmente produce epidemias en las islas del Pacífico Occidental. Raras veces se ha detectado en las islas Badu del Estrecho de Torres y en Australia, en la zona de Northern Queensland. La transmisión se produce por picadura de mosquitos infectados, como el Culex tritaeniorhyncus. Es frecuente, sobretodo, en zonas de arrozales y de explotaciones porcinas. El riesgo varía según la estación del año (más alto durante el monzón), el tipo de alojamiento y la duración de la exposición. El riesgo para los viajeros es muy bajo, pues desde 1981 sólo se han Descrito unos treinta casos, estimándose el riesgo global para turistas inferior a 0,1/100.000. Las zonas con mayor riesgo son, durante el verano y otoño, el norte de las áreas tropicales de Bangladesh, China, India, Japón, Corea, Laos, Kampuchea, Myanmar, Nepal Sri Lanka, Tailandia, Vietnam y este de Rusia y durante la época de lluvias, las zonas tropicales del sur de la India, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Taiwán y sur de Tailandia.

En la mayoría de los casos no aparecen síntomas y en los casos leves puede aparecer dolor de cabeza con fiebre o meningitis aséptica. En los casos graves los síntomas cursan de manera rápida y progresiva con dolor de cabeza, fiebre alta y signos meníngeos, pudiendo quedar secuelas neurológicas graves. Aproximadamente el 50% de los casos clínicos graves pueden fallecer. Se transmite por la picadura de mosquito infectado. Es fundamental adoptar las medidas necesarias para evitar la picadura de mosquitos, principalmente entre el atardecer y el amanecer.

La vacuna está indicada en los viajeros que se dirijan a zonas endémicas, en estancias con gran exposición al aire libre en zonas rurales y agrícolas y durante la temporada de transmisión (epidemias) con independencia de que su estancia sea prolongada o corta en el tiempo, así como también aquellos profesionales que por motivos de trabajo tengan que frecuentar zonas infectadas (veterinarios, biólogos, agricultores, etc.). No es necesario vacunarse en estancias cortas y en zonas urbanas como itinerario de viaje.

Zonas con riesgo de Encefalitis Japonesa

Encefalitis Primavero-Estival:

Pauta vacunal: La vacunación consta de tres dosis por vía IM con una diferencia entre las dos primeras de entre 4 y 12 semanas y la tercera entre 9 y 12 meses después de la segunda. Existe una pauta rápida en caso de viajes inminentes, consistente en tres dosis a los 0, 7 y 21 días y una cuarta al año en el caso del preparado Encepur® y 0, 1 y 2 meses en el caso del preparado FSM Immun®. En cualquier caso será el servicio médico el que aplicará la pauta conveniente. Existe presentación para adultos y para niños.

Dosis de refuerzo: Una dosis de recuerdo cada 3 años si continúa el riesgo.

Composición: Virus cultivados en células de embrión de pollo.

Eficacia: Entre el 98 y el 99 % tras la segunda dosis.

Contraindicaciones: Embarazo e hipersensibilidad a alguno de sus componentes.

Efectos secundarios: Ocasionalmente reacciones locales leves como enrojecimiento, hinchazón y dolor en el lugar de la inoculación, pudiendo aparecer en raras ocasiones fiebre, náuseas, vómitos, dolor muscular o articular.También llamada Encefalitis Centroeuropea o Encefalitis por garrapatas, es una enfermedad producida por un virus que afecta al sistema nervioso central y se adquiere a través de la picadura de garrapatas infectadas, por lo que además de la vacunación, son importantísimas las medidas oportunas para evitarlas. También se puede trasmitir a través de la leche cruda infectada no higienizada. No existe transmisión directa de persona a persona. La enfermedad esta presente, principalmente en los meses de verano y en las zonas rurales y boscosas, en zonas de Europa, especialmente en Alemania, Austria, Bielorrusia, Eslovaquia, Estados Bálticos, Federación Rusa, Hungría, Polonia, República Checa, Suiza y Ucrania. La vacunación deben realizarla los viajeros que caminen o acampen en zonas infestadas entre primavera y principios del otoño y debe iniciarse, al menos y si es posible, dos meses antes del viaje.

El riesgo sólo es aplicable a los viajeros campistas, cazadores o excursionistas que visitan zonas endémicas rurales y boscosas hasta 100 m. de altitud entre primavera y principio de verano.

Zonas de mayor riesgo de Encefalitis Primavero-Estival

Rabia:

Pauta vacunal: La vacunación preexposición consta de tres dosis por vía IM con una diferencia entre las dos primeras de 7 días y la tercera a los 21-28 días de la primera.

Dosis de refuerzo: No se requiere recuerdo, de manera rutinaria, para los viajeros en general.

Composición: Vacuna preparada en cultivos celulares o huevos embrionados.

En caso de mordedura sospechosa debe aplicarse una pauta postexposición. Lo primero es un tratamiento de primeros auxilios sobre la herida, seguido de la administración de la vacuna y en caso de exposición de clase 3, administración de inmunoglobulina antirrábica.. A continuación detallamos las tres categorías por las que podremos hacer una correcta diferenciación a la hora de aplicar una pauta postexposición.

Categoría I: Cuando se toca o alimenta a animales o éstos dan lametones sobre piel intacta. En este caso no se considera Exposición, con lo que no hay que realizar ninguna profilaxis.

Categoría II: Cuando se ha producido un mordisqueo en piel descubierta, o arañazos o escoriaciones menores sin hemorragia. En este caso se considera exposición leve, con lo que se aconseja administrar la vacuna de manera inmediata, debiendo suspenderse el tratamiento si el animal permanece sano durante un período de observación de 10 días o si se comprueba mediante técnicas diagnósticas adecuadas en un laboratorio fiable que el animal está libre de rabia.

Categoría III: Cuando se producen mordeduras o arañazos transdérmicos simples o múltiples, lametones, lametones sobre piel lesionada, también cuando hay contaminación de membrana mucosa por saliva o cuando hay exposiciones a murciélagos. En este caso se considera Exposición grave y hay que administrar inmunoglobulina y vacuna antirrábicas de forma inmediata. De la misma manera que en la categoría II, se suspenderá el tratamiento si el animal permanece sano durante un período de observación de 10 días o si se comprueba mediante técnicas diagnósticas adecuadas en un laboratorio fiable que el animal está libre de rabia.

Existen dos pautas postexposición:

1) Pauta de Essen, que consiste en cinco dosis administradas IM los días 0, 3, 7, 14 y 28.

2) Pauta de Zagreb o pauta “2-1-1”, que consiste en dos dosis el día 0 (una en el músculo deltoides izquierdo y la otra en el derecho) y dos dosis más los días 7 y 21.

Eficacia: Con este tipo de vacuna es bastante alta, ya que antes se trabajaba con otras con menor efectividad.

Contraindicaciones: Hipersensibilidad a alguno de sus componentes. Se debe retrasar la vacunación en los sujetos que padezcan una enfermedad febril aguda. Las infecciones menores no representan una contraindicación para la vacunación.

Efectos secundarios: Los más frecuentes son reacciones locales leves como enrojecimiento, hinchazón y dolor en el lugar de la inoculación, así como, en menor medida, malestar general, exantema, linfadenopatía, cefalea y trastornos gastrointestinales; se describen como raros, alteraciones visuales, reacciones circulatorias y reacciones alérgicas y como muy raros, trastornos del sistema nervioso y vértigo.

Distribución mundial del riesgo de Rabia

Poliomielitis:

Hasta hace poco se utilizaban dos tipos de vacuna antipoliomielítica: la VPO (oral) y la VPI (inyectable). Esta última es la que se utiliza en la actualidad

Pauta vacunal: Tres dosis con una diferencia de entre la primera y la segunda de entre 1-2 meses y la tercera entre 6-12 meses después de la primera. Se recomienda un recuerdo después de 4-6 años. Los viajeros que hayan recibido tres o más dosis de vacunación en el pasado sólo necesitarán recibir una dosis en caso de que viajen a áreas endémicas.

Composición: Poliovirus inactivados.

Eficacia: Muy alta.

Vía de administración: IM deltoidea.

Contraindicaciones: Enfermedad moderada o grave con o sin fiebre, reacción anafiláctica a dosis previas o a componentes de la vacuna.

Efectos secundarios: Reacciones locales leves, dolor, enrojecimiento o hinchazón.

Distribución mundial del riesgo de la Poliomielitis. Aunque es un mapa de 2004 la situación en cuanto a endemicidad no ha cambiado.

Triple Vírica (Parotiditis, Sarampión y Rubeola):

Pauta vacunal: Aunque encontramos que hay vacunas monovalentes contra el sarampión o combinadas sarampión/rubeola (SR), en España disponemos de la triple vírica sarampión/parotiditis/rubeola (SPR). Su administración en condiciones normales consiste en dos dosis, la primera entre los 12-15 meses de edad y la segunda entre los 3 y 6 años. En los casos de viajes internacionales, deben administrarse a niños no inmunes dos dosis con un intervalo mínimo de un mes, siendo suficiente en adultos una dosis.

Dosis de refuerzo: No se requiere recuerdo, de manera rutinaria, para los viajeros en general.

Composición: Vacuna compuesta de virus vivos atenuados.

Eficacia: Produce una seroconversión de, al menos, el 95% para los tres virus

Contraindicaciones: Tuberculosis activa no tratada, embarazo, inmunodepresión, alergia al huevo o a otros componentes de la vacuna. Puede administrarse al mismo tiempo que otras vacunas vivas y en caso de no poder ser así, hay que espaciarlas al menos un mes.

Efectos secundarios: Suelen ser leves y dependen de los componentes de la vacuna. Puede producirse induración y eritema en el lugar de inyección. Es posible la aparición de fiebre entre los 5 y 12 días de la vacunación, así como artralgias, exantema y más raramente encefalitis, trombocitopenia, meningoencefalitis y reacciones alérgicas a algún componente de la vacuna.

Los viajeros que acuden a países en vías de desarrollo y no estén vacunados previamente son susceptibles de serlo.

Varicela:

Pauta vacunal: En niños entre 12 meses y 12 años de edad se recomienda una sola dosis y en adolescentes a partir de 13 años de edad y adultos susceptibles, se recomiendan dos dosis con un intervalo entre ambas de entre 4 y 8 semanas. En los pacientes inmunodeficientes susceptibles de vacunación, dos dosis separadas por un intervalo de 3 meses.

Dosis de refuerzo: No se requiere recuerdo.

Composición: Vacuna compuesta de virus vivos atenuados.

Eficacia: Produce una seroconversión después de una única dosis de aproximadamente el 95 % de los niños sanos.

Vía de Administración: S/C, con preferencia en el vasto externo y a partir de los dos años de edad en la región deltoidea.
Contraindicaciones: Mujeres embarazadas (en las mujeres en edad fértil que sean vacunadas, debe evitarse embarazo durante las cuatro semanas siguientes), enfermedad grave continuada, inmunodepresión y antecedentes de reacciones anafiláctica a cualquier componente de la vacuna. Es posible administrarla simultáneamente con jeringa distinta y en lugar distinto con la triple vírica. En caso de no hacerlo al mismo tiempo debe haber entre ambas, al menos un mes.

Efectos secundarios: Suelen ser leves y se dan entre el 5% y el 35%, siendo mayor la frecuencia en adultos e inumnodeficientes. Podemos observar un exantema vesiculoso que aparece entre la segunda y la cuarta semana de la vacunación, siendo menos frecuente después de la segunda dosis; reacción local con dolor, eritema e induración (20% de niños y 32% de adultos); fiebre (15% en niños sanos y 10% de adolescentes y adultos); con menos frecuencia puede aparecen síntomas respiratorios, cefalea, astenia y convulsiones febriles.

Gripe:

El principal problema que se plantea es el referente a los cambios constantes en las características genéticas de los virus de la gripe. Se busca para aumentar la efectividad el estimular la inmunidad frente a las principales cepas de virus circulantes en el momento actual. Ello se hace en base a la publicación que la OMS realiza anualmente dando a conocer la composición de la vacuna en función de los resultados de la vigilancia epidemiológica y normalmente la composición es distinta la del hemisferio norte a la del hemisferio sur, dado que las temporadas son diferentes.
Pauta vacunal: Una dosis para las personas mayores de 9 años de edad y dos dosis con un intervalo de al menos 4 semanas para las personas inmunocomprometidas y los niños de entre 6y 9 años. A los niños de entre 6 meses y 9 años de edad se les debe aplicar la mitad de la dosis.

Composición de la vacuna: Virus inactivados. Se utilizan tres cepas. La vacuna se obtiene a partir del crecimiento de los virus purificados en huevos embrionados. Se suele utilizar tiomersal como conservante y pueden contener neomicina.

Eficacia: Depende de varios factores:

  • La edad.
  • La inmunidad.
  • El grado de similitud entre los virus vacunales y los circulantes.

Cuando la efectividad es alta, podemos hablar de entre el 70 y el 90% en personas sanas menores de 65 años. Sin embargo, en personas mayores de 65 años y en enfermos crónicas ya hablamos del 50%.

Vía de administración: I/M deltoidea.

Contraindicaciones: Personas alérgicas a la proteína del huevo, menores de 6 meses, personas con antecedente se síndrome Guillain-Barré en las seis semanas posteriores a la administración de la vacuna antigripal. Es importante destacar que puede administrarse en cualquier trimestre del embarazo.

Efectos secundarios: Suelen ser poco frecuentes y leves. Normalmente se observa dolor, inflamación e induración en la zona de inyección entre uno y dos días (10-64%). También puede aparecer fiebre, malestar, cefalea y mialgias, aunque con mucha menos frecuencia y suelen aparecer en personas que nunca antes habían sido vacunados.

Los viajeros de alto riesgo deben vacunarse cada año. Su un viajero va de un hemisferio a otro poco antes o durante la temporada de la gripe, debe administrarse la vacuna del hemisferio al que va a viajar y si no es posible, hacerlo tan pronto llegue a su destino.

Enfermedad neumocócica:

El principal factor de riesgo de la enfermedad neumocócica en viajeros se basa en la presencia de enfermedades de base predisponentes, como insuficiencia renal, diabetes mellitus, cirrosis hepática, inmunosupresión, hemoglobinopatías, etc., con lo que estas personas deberán ser vacunadas en caso de no estarlo antes de comenzar el viaje. Es importante tener claro que la incidencia de enfermedad invasiva varía en función de la situación geográfica, etnia, condiciones de vida y presencia o no de enfermedades de base predisponentes. Las personas más susceptibles son los niños menores de 2 años y las personas mayores de 60 años. En los países en vías de desarrollo esta enfermedad representa el 40% de los 2,6 millones de muertes anuales por infección respiratoria aguda en niños menores de 5 años. Mientras que en los países desarrollados la incidencia de enfermedad neumocócica invasiva en adultos varía entre 30 y 80 casos por 100.000 y en niños menores de 2 años la incidencia es de entre 50 y 160 casos por 100.000, en zonas de alto riesgo, como Alaska, la incidencia es mucho más alta, ya que es de 624 casos por 100.000 en niños menores de 2 años.

Composición: Existen dos tipos de vacuna, la 23-valente no conjugada y la conjugada heptavalente. La primera actúa contra diversos serotipos (1, 2, 3, 4, 5, 6B, 7F, 8, 9N, 9V, 10A, 11A, 12F, 14, 15B, 17F, 18C, 19A, 19F, 20, 22F, 23F y 33F) que provocan el 90% de la enfermedad invasiva y está indicada en personas con factores de riesgo a partir de los 2 años de edad, aunque en menores de 5 años es recomendable utilizar la conjugada heptavalente que actúa contra diustintos serotipos ( 4, 6B, 9V, 14, 18C, 19F y 23F) que provocan el 70-80% de esta enfermedad en niños de 2 a 23 meses de edad.

Pauta vacunal: La vacuna 23-valente consta de una dosis de 0,5 ml vía IM o SC. En cuanto a la conjugada heptavalente, el número de dosis depende de la edad, recomendándose completar la vacunación al menos 15 días antes de comenzar el viaje.

Dosis de refuerzo: En cuanto a la 23-valente se recomienda administrar una dosis de refuerzo después de 5 años de la primera sólo en personas de alto riesgo o primovacunados antes de los 65 años y cuando cumplan esta edad.
Eficacia: La eficacia de la 23-valente está alrededor del 60-65% para la prevención de la enfermedad invasiva, no estando bien definida la efectividad en la prevención de la neumonía no bacteriémica. La heptavalente conjugada tiene una altísima eficacia para la prevención de la enfermedad invasiva (97,4%) y muy inferior para la neumonía con confirmación radiológica en niños menores de 2 años (23%).

Contraindicaciones: Las generales de todas las vacunas

Efectos secundarios: Los más frecuentes son reacciones locales leves en forma de dolor, eritema o induración en el 50% de los vacunados con vacuna 23-valente y en el 10-17% con vacuna heptavalente. Las reacciones sistemáticas como fiebre, mialgias, etc., se han descrito en menos del 1% de los vacunados con vacuna 23-valente y sobre el 20% con la heptavalente.

Papilomavirus humano:

Es el virus que da lugar al condiloma, enfermedad de transmisión sexual. Existen más de 120 tipos de VPH. El VPH6 y el 11 son los causantes de las lesiones más conocidas: los condilomas acuminados o verrugas genitales y los VPH16, 19, 45 y 1 son los inductores de las lesiones neoplásicas cervicales, vulvares, vaginales, de pene y de ano. Estas lesiones pueden aparecer en hombres y mujeres, en las zonas genitales húmedas, región anal, cuello uterino en las mujeres o escroto de hombres y en labios o boca (derivadas estas dos últimas de relaciones sexuales orales). Aunque los métodos de barrera son importantísimos para prevenir la infección, no son definitivos, por lo que los viajeros deben saber:

  1. Cualquier persona sexualmente activa tiene riesgo de exposición a los VPH de alto riesgo.
  2. Los VPH se transmiten por contacto piel con piel durante la actividad sexual.
  3. La mayoría de las infecciones por VPH son transitorias, asintomáticas y se resuelven de forma espontánea.
  4. Realmente la vacunación está indicada en las viajeras que programen estancias largas o definitivas en otros países.

Composición: Existen dos presentaciones: Gardasil® y Cervarix® ambas elaboradas con Virus-Like Particles (VPL) del fragmento L1 de la cápside del VPH, obtenidas por tecnología recombinante.

Pauta vacunal:
– Cervarix®: Tres dosis por vía IM en la región deltoidea con el esquema 0, 1, 6 meses. Se puede administrar la segunda dosis entre 1 y 2,5 meses después de la primera dosis y la tercera dosis entre 5 y 12 meses después de la primera. No se ha establecido la necesidad de una dosis de recuerdo.
– Gardasil®: Tres dosis por vía IM en la región deltoidea con el esquema 0, 2 y 6 meses. La tercera dosis no debe administrarse antes de 3 meses desde la segunda. Las tres dosis deben ser administradas en el período de un año. No está indicada una dosis de refuerzo.

Contraindicaciones:
– Cervarix®: Se recomienda que los sujetos que recibieron una primera dosis de Cervarix® completen el ciclo de vacunación de 3 dosis con la misma presentación. No está recomendada para uso en niñas de menos de 10 años de edad.
– Gardasil®: Niñas menores de 9 años.

Efectos secundarios:
Cervarix®: Podemos encontrar:

Infrecuentes: Infección de las vías respiratorias altas, mareos, parestesia local.

Frecuentes: Náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, Comezón/prurito, erupción, urticaria, artralgia, fiebre.

Muy frecuentes: Cefalea, mialgia, dolor y tumefacción en el lugar de inyección.

Gardasil®: dolor, hinchazón, picazón, enrojecimiento o formación de un hematoma en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fiebre, náuseas, mareos, vómitos y desmayos.

Rotavirus:

Este virus es el causante de gastroenteritis aguda en lactantes y niños pequeños, estando asociada a la diarrea líquida profusa, vómitos explosivos y fiebre, con grave peligro, sobre todo en lactantes, de rápida deshidratación que exige tratamiento de rehidratación. La transmisión es vía fecal-oral de persona a persona, habiéndose también detectado una vía de transmisión respiratoria. El virus se distribuye en todo el mundo, infectándose en gran proporción a niños pequeños al cumplir dos o tres años. En niños mayores y adultos es frecuente la reinfección, aunque suele ser subclínica. Par viajeros el riesgo es muy limitado debido a que la mayoría van a tener una inmunidad muy alta por las exposiciones de los primeros años de vida.

Composición: Actualmente existen tan solo una vacuna vivas atenuadas oral autorizada, ya que la otra que estaba comercializada ha sido suspendida su comercialización y esta en revisión por haberse detectado la presencia de cadenas de ADN de circovirus porcino. Se ha iniciado en varios países la vacunación infantil rutinaria, habiéndose demostrado eficacia clínica en América y Europa principalmente. La OMS recomienda su inclusión en los programas nacionales de vacunación en los países donde los datos de eficacia de la vacuna sugieren una mejora de la salud pública notoria.

Pauta vacunal: Tres dosis, la primera entre las 6 y 12 semanas de vida (siempre hay que comenzar la vacunación antes de las 4 semanas), la segunda a las 4 semanas y la tercera a las 4 semanas (se debe finalizar siempre la avcunación antes de los 8 meses de vida)

Dosis de refuerzo: NO

Eficacia: Tras tres dosis, durante el primer año de vida, se ha establecido una eficacia de entre el 78,3 y el 90 % y durante el segundo año de vida, del 83,4 %.

Contraindicaciones: Niños con hipersensibilidad a cualquier componente de la vacuna; antecedentes de enfermedad gastrointestinal crónica, incluyendo cualquier malformación congénita del tracto intestinal no corregida; niños con diarreas o vómitos; enfermedad febril aguda severa. Una enfermedad leve no es causa de contraindicación de la vacuna. Hasta ahora no existen estudios definitivos en niños con inmunodeficiencias.

Efectos secundarios: Los muy comunes suelen ser falta de apetito e irritabilidad y los comunes son diarreas, vómitos y fiebre.

Distribución mundial del Rotavirus

Rotavirus

Tuberculosis:

Enfermedad causada por el bacilo tuberculoso Mycobacterium tuberculosis. La infección se produce por vía aérea, de persona a persona. Aunque la exposición al bacilo tuberculoso puede originar infección, la mayoría de infecciones no causan la enfermedad. El riesgo de desarrollarla tras la infección suele ser de entre el 5 y el 10%, aunque puede aumentar por diferentes factores, especialmente en infección avanzada por VIH. También la resistencia a fármacos es un hándicap importante tras una infección y puede favorecer el desarrollo de la enfermedad. En la actualidad estamos, pues, ante una enfermedad emergente y ello debido a cuatro circunstancias: por un lado, como decíamos antes, la problemática que supone el VIH, por otro lado, el tema ya comentado de las resistencias a los fármacos, en tercer lugar, por el incremento de poblaciones marginales, sobre todo en los países no industrializados y por último, por la demostrada y elevada negligencia de gran parte de autoridades sanitarias en el tema de las infraestructuras de salud pública relacionadas con la tuberculosis, sobre todo en países no industrializados.

En los viajeros el riesgo es muy bajo. Cuando un viajero va a estar más de 3 meses en un país donde la incidencia de tuberculosis es más alta que en la de su propio país, puede tener un riesgo de infección comparable al de los residentes locales. En estos viajeros habrá que tener en cuenta, además de la duración, las condiciones de su estancia, valorando que los lugares con más alto riesgo son los centros sanitarios, los refugios para personas sin hogar y las prisiones. Lógicamente a los viajeros se les debe recomendar evitar el contacto con pacientes con tuberculosis conocida. Cuando los viajeros procedan de países con baja incidencia que pueden exponerse a la infección en países con alta incidencia (sanitarios, misioneros, etc.), es recomendable realizar un test de tuberculina para compararlo con uno nuevo al regreso y actuar en consecuencia según criterios médicos.

Composición: La vacuna BCG es una vacuna atenuada fabricada a partir de una cepa de Mycobacterium bovis que proviene de la cepa original del bacilo de Calmette-Guérin.

Pauta vacunal: Su administración es intradérmica, en la cara externa del brazo, a nivel de la inserción distal del deltoides, con una única dosis de 0,05 ml en niños menores de 1 año y de 0,1 ml a partir de esta edad.

Dosis de refuerzo: No se recomienda.

Eficacia: Es muy variable y según diferentes estudios oscila entre el 0 y el 83%.

Contraindicaciones: Inmunodeficiencias congénitas y adquiridas, infección o enfernedad tuberculosa, enfermedades cutáneas generalizadas, embarazo. Debe separarse al menos 4 semanas de otras vacunas atenuadas.

Efectos secundarios: Se ha descrito la aparición de una adenopatía satélite con una frecuencia del 4% en recién nacidos y del 0,3% en niños mayores. También reacciones locales que se relacionan con técnicas de administración inadecuadas. En un caso por millón se ha descrito la becegitis o diseminación de la BCG, soliendo afectar a personas con alteraciones inmunitarias.

Haemophilus influenzae tipo B:

El Haemophilus influenzae tipo B (Hib) es una causa común de neumonía y meningitis bacterianas y otras enfermedades graves como epiglotitis, osteomielitis, artritis séptica y sepsis en lactantes y niños. Su distribución es universal y de presentación endémica, generalmente en otoño y primavera, aunque no se han descrito grandes epidemias. Se transmite por vía respiratoria a través de las gotitas de Flügge o por contacto directo con las secreciones respiratorias de un niño infectado o de un portador asintomático. El Hib no persiste en el ambiente al ser susceptible a la desecación y a los cambios de temperatura. En lo que respecta a los viajeros, la vacunación está indicada en todos los niños menores de 5 años no vacunados y sobre todo cuando viajen de áreas de baja incidencia a otras de incidencia alta.

Composición: En España existen dos tipos disponibles:

1) Vacuna PRP-T: polisacárido capsular conjugado con toxoide tetánico.

2) Vacunas combinadas que contienen PRP-CRM197 o PRP-T: tetravalente, pentavalentes y hexavalente.

Pauta vacunal: Su administración es intramuscular, con preferencia en la zona del vasto externo a menores de dos años y a partir de esa edad en la región deltoidea. Diferenciamos dos pautas:

1) Lactantes de 2 a 6 meses: 3 dosis con intervalos de dos meses y una dosis de refuerzo a los 15-18 meses de edad. La primera dosis no debe administrarse antes de las 6 semanas de vida. Los intervalos entre las dosis deben ser de un mes como mínimo.

2) Lactantes de 7 a 11 meses: 2 dosis con un intervalo de dos meses y una dosis de recuerdo a los 15-18 meses de edad, siempre por lo menos dos meses después de la segunda dosis.

3) Niños mayores de 12 meses: 1 dosis.

Eficacia: Se asegura que es muy cercana al 100%

Contraindicaciones: Las generales de todas las vacunas, así como manifiesta intolerancia a alguno de sus componentes.

Efectos secundarios: Se han descrito frecuentes reacciones locales leves como dolor, eritema e induración en el lugar de inyección; con menos frecuencia, reacciones generales como fiebre e irritabilidad.